Las mujeres empresarias se preocupan por su salud, a pesar de que no haya una ley de Prevención, como para los trabajadores
  • Aunque Ley de Prevención de Riesgos Laborales, establece la obligación del empresariado de velar por la seguridad y salud del trabajador, no se recoge en ningún texto legal, que el empresario y en este caso la empresaria, deban velar por su salud, a pesar del riesgo para la estabilidad y continuidad de la actividad empresarial y garantía de empleo de sus trabajadores.
  • La incorporación de la Mujer a puestos de responsabilidad junto con la falta de conciliación y jornadas tan intensas, ha provocado el aumento de enfermedades cardiovasculares, tumores, stress, obesidad, ostoporosis, entre otros entre la población activa femenina, de los que son especialmente sensibles las mujeres empresarias y altas directivas que mantienen un estado constante de estrés añadido por la incertidumbre y la responsabilidad.

 

La Asociación Española de Mujeres Empresarias de Madrid ASEME, ha organizado en la CEIM, una Jornada de “Salud de la mujer empresaria, prioridades de atención y prevención en las diferentes etapas de la vida”. La Doctora Carmen Menéndez Ceño, especialista en la materia y responsable del Departamento de Atención Integral de la Salud de la Mujer del Instituto Palacios,  fue la ponente de la jornada. El  acto de bienvenida  corrió a cargo del Presidente de CEIM, Juan Pablo Lázaro Montero de Espinosa, y la Presidenta de ASEME, Eva Serrano Clavero.

La Organización Mundial de la Salud, define la salud, “como  un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Eva Serrano, Presidenta de ASEME, ha señalado que si bien es cierto que la Ley de prevención de riesgos laborales, establece la obligación para el empresario y empresaria de velar por la seguridad y salud del trabajador, no se recoge en ningún texto legal, que el empresario y en este caso la empresaria, deban velar por su salud, más allá de su propia cordura. Por eso destacó, que “cualquier tipo de enfermedad de la empresaria afecta directamente a su organización, el estilo de vida y la incorporación de la Mujer a puestos de responsabilidad junto con la falta de conciliación y jornadas tan intensas, si no se pasan las oportunas revisiones, deterioran nuestra calidad de vida, prueba de ello es el aumento de enfermedades cardiovasculares, tumores, stress, obesidad, ostoporosis, entre otros entre la población activa femenina” , como ha quedado patente en esta jornada.

Las mujeres empresarias y las directivas, además de todas estas afecciones típicas de todas las trabajadoras, añaden una carga extra de estrés debida a la gestión de la incertidumbre, viajes, reuniones fuera de horario laboral, compromisos sociales para mantener el estatus de sus roles, así como un exceso de auto presión por mantener un aspecto cuidado que se identifique con su cargo.  En este sentido, el Presidente de la CEIM, , Juan Pablo Lazáro Montero de Espinosa, destacó el papel de la Mujer en la sociedad y su capacitación para incorporarse al mundo laboral y en especial asumir puestos de responsabilidad. Aunque reconoció que en la actualidad la igualdad de salarios debería ser un hecho consolidado. “En la actualidad los empresarios y empresarias tienen jornadas largas e intensas, y en el caso de la Mujer no hay que olvidar que se le añade la maternidad, cuidado de menores y mayores, y por ello hay que cuidar el estilo de vida, ser previsor  y no demorar las revisiones medicas, para ganar en calidad de vida”, manifestó en su intervención.

Los aspectos médicos de la jornada corrieron a cargo de la Doctora Carmen Menéndez Ceño, Responsable del Departamento de Atención Integral de la Salud de la Mujer del Instituto Palacios desde 1990, y con un amplio currículo  en salud de la Mujer. La experta, ofreció una ponencia magistral y practica, a las empresarias asistentes, en la que destacó, que la salud de la mujer viene marcada por “su condición de mujer, por su capacidad reproductiva , que en unos casos nos blinda frente a determinadas enfermedades y en otras ocasiones, como en la etapa de la menopausia, se elevan los riesgos”.

Una buena prevención hace posible, que un cáncer de mama, no sea mortal, y  destaca que “nuestro actual estilo de vida, ha elevado tanto el riesgo cardiovascular como la osteoporosis en la Mujer, no debiendo desatenderse el  tratar de tener calidad de vida en cualquiera de las fases de nuestra vida, solicitando asesoramiento medico, en cualquiera de los casos , tanto para prevenir como para recibir los tratamientos preventivos y adecuados,que nos garanticen la misma”.

 

Phone: +34 91 154 74 00
C/ Zurbarán 8, 1ª planta 28010 – Madrid